Las principales búsquedas de videos en internet de procesos Do It Yourself están relacionados con la simplicidad y la velocidad. La tendencia de la industria química es traducir esas aspiraciones en productos

El deseo de terminar un proyecto con las propias manos no es algo que apareció ahora, pero con la popularización de la información gracias a la internet, este deseo viene creciendo, tal vez porque está aumentando la posibilidad de realizarlo. La pintura de pared al estilo “hágalo usted mismo” es una de las prácticas más realizables en la actualidad.

La contribución de la industria química en esta evolución no es pequeña. Con pinturas tecnológicas (las llamadas coberturas premium), el consumidor tiene acceso a todo lo que siempre necesitó para un trabajo perfecto y autodidacta: productos fáciles de aplicar y que ofrecen una óptima cobertura.

Un consumidor más exigente, que busca más informaciones y toma decisiones de compra basado en otros atributos además del precio del producto. Ese es el consumidor de la cultura “hágalo usted mismo”

Cuando se piensa en cenar fuera de casa, ir al cine o hacer un viaje, la expectativa es de una óptima experiencia. Cuando se imagina pintar la casa, la perspectiva es otra
Es justamente esto lo que la industria química pretende cambiar, aproximando la pintura de la pared a una buena experiencia del usuario

Haga usted mismo su pintura de pared

En sintonía con la filosofía “hágalo usted mismo”, las tecnologías más divulgadas actualmente por la industria son las que resultan en productos:

  • de fácil aplicación
  • de bajo olor
  • que no salpican
  • que ofrecen alto poder cubriente

Estos son atributos de las pinturas que causan menos suciedad, necesitan menos manos de aplicación y promueven un trabajo más rápido y menos tóxico para quien lo ejecuta. Estos puntos son fundamentales para la decisión de compra cuando es el propio consumidor quien realizará el servicio.

En el caso de solicitar el servicio de un profesional, es posible ponderar si el costo vale la pena. Al final, los profesionales tienen destreza suficiente y las pinturas premium son relativamente más caras (la inversión en tecnología origina productos de mayor valor).

Pero, aún en estos casos, la filosofía “hágalo usted mismo” está prevaleciendo en el mercado latinoamericano: el acceso a la información, la opción por ítems que hacen que las tareas sean más cortas y la preferencia por mejores resultados son asuntos en alza. Y son esas las premisas que han llevado cada vez más consumidores a participar activamente del proceso de decisión de compra de los materiales y a optar por pinturas de calidad, independientemente de quien realice el servicio de pintura.

Y esto, porque el costo más elevado también es relativo. El precio de las pinturas premium en la estantería de los negocios es inversamente proporcional a su costo a lo largo del tiempo. Ellas ofrecen una fijación de color más duradera y requieren menos mantenimiento con el pasar de los años.