La inversión en automatización e innovación es uno de los caminos más seguros para el mejor desempeño de una obra, desde la concepción del proyecto hasta la ejecución, según la Asociación Brasilera de Morteros Industrializados (Abai).

LA MECANIZACIÓN Y EL DESARROLLO DE FÓRMULAS CADA VEZ MÁS EFICIENTES REDUCEN EL DESPERDICIO Y AUMENTAN LA SUSTENTABILIDAD DE LAS OBRAS.

Un ejemplo de ello es la industrialización de morteros, que puede contribuir a la optimización del trabajo. Las construcciones que utilizan este producto mediante la aplicación manual aumentan la productividad aproximadamente un 250 % en la etapa de revestimiento. Por otra parte, cuando se utiliza este material con un sistema de lanzamiento mecanizado, dicho número puede llegar a 500 %.

 

Eficiencia y mejores acabados

La automatización de las maquinarias ejerce un papel importante en el aumento de la eficiencia, y es así porque los equipos de mezclado, transporte y proyección evitan interferencias externas y mantienen la calidad del mortero producido, lo que garantiza un desempeño superior.

Las bolsas, por ejemplo, se reemplazan por el almacenamiento en silos, mientras que el bombeo a través de mangueras (realizado por mano de obra especializada) reduce la cantidad de profesionales, el retrabajo y garantiza más limpieza en la obra. Además, el entrenamiento del personal para operar los equipos se puede realizar en tan solo un día.

Otra ventaja es la calidad de los acabados. A diferencia de la aplicación manual, en la que el mortero se nivela después y puede no adherirse correctamente a todas las áreas de la pared, la aplicación mecanizada ofrece una energía de proyección constante, desde el piso hasta el techo. Además de la menor complejidad de ejecución de la tarea, el resultado es una adhesión más uniforme.

 

Nuevas fórmulas y aditivos

Además de las máquinas, la investigación y el desarrollo explican las innovaciones en la industria de morteros. Nuevos aditivos, por ejemplo, garantizan mejores formulaciones y soluciones más adecuadas a problemas comunes (como el polvo causado al mezclar el producto):

Aditivos líquidos: aglomeran las partículas finas, haciéndolas más pesadas para que no se dispersen en el aire. En consecuencia, la cantidad de polvo en el área de la construcción disminuye, lo que proporciona mayor visibilidad, menos daños a los equipos y mejor aprovechamiento del material.

Aditivos celulósicos: mejoran hasta 25 % las propiedades mecánicas del mortero gracias a cuatro factores principales:

  • Mayor resistencia al deslizamiento;
  • Más resistente a la variación de adición de agua durante la aplicación
  • Excelente tolerancia a la temperatura
  • Control de secado eficiente y mayor rendimiento

Las innovaciones en laboratorio y en la mecanización de los procesos de fabricación y aplicación de los morteros contribuyen de forma significativa a un menor desperdicio y a la sustentabilidad de las obras.